coaching para adultos, coaching de vida, coaching

La Verdad te hará libre

coaching para adultos - la verdad La "verdad", para muchos cuando la llegan a ver, sienten como si acaban de recibir una cachetada, ya que la "verdad" puede generar sentimientos de amor, felicidad y plenitud como a la vez, también puede generar frustración y desilusión.

En muchas ocasiones me ha tocado ayudarle a varios de mis pacientes, amigos y familiares a que ellos vean la "verdad" de su situación. Esto, ha llegado a causar una sensación que va desde una ¡sorpresa! hasta un tremendo desagrado y dolor interior. Cuando se vive en la inconsciencia de la vida, llegamos a pintar la "verdad" de color de rosa (o de nuestro color preferido) y hasta le ponemos moños y adornos para que se vea más linda de lo que realmente es.

Y aunque algunas de las nuevas filosofía te dicen que puedes "crear tu vida" y por lo tanto, tu propia verdad, no te dicen que para realmente lograr eso, lo tienes que hacer desde la consciencia y no simplemente repitiendo frases y afirmaciones que quizás ni tu mismo crees (aunque te gustaría hacerlo).

Cuando no ves la verdad de tu propia vida, vives entre dos dimensiones, como si tuvieras vidas paralelas; una falsa y una verdadera. La verdadera "verdad" es la que determina como realmente te sientes en tu interior más profundo en determinado momento; y muchas veces es dura, dolorosa y desagradable. Por ejemplo, esto puede suceder al no recibir lo que esperabas de la gente a tu alrededor, incluyendo tu familia y puede provocar que sientas que ellos se han vuelto tus "enemigos ocultos" por no poder (cuando la realidad es que no quieres), enfrentarlos y descubrir las verdaderas razón de su comportamiento o actitudes hacia ti por no creer que algo positivo va a salir de ello. Y así es; no ganamos nada mas que mayor malestar de nosotros hacia nosotros mismos.

Por el otro lado, la falsa "verdad"; la que nos mantiene felices y contentos todo el tiempo es la que se lleva toda nuestra energía al fingir que estamos bien y que ante los golpes duros de la vida nos ponemos un escudo emocional para protegernos y nos "hacemos fuertes" para no sentir el dolor de la "verdad" provocado por la sociedad y a veces, hasta por la gente que más queremos, aunque en realidad lo hagan "sin querer" y nosotros seguimos pintando lo ocurrido de nuestro color favorito para no sentirnos mal.

Perdemos tiempo en fingir, en aparentar lo que no somos y en pretender que nuestra vida es armoniosa, feliz, exitosa, abundante, que somos el #1 en la lista "Top 10" de popularidad de nuestra sociedad, que vivimos felices con la familia, trabajo y sociedad que "nos tocó". Pero; siempre felices.

Tarde o temprano probablemente nos daremos cuenta de que por debajo de todos esos colores, lo que realmente hay son sentimientos muy profundos de fracaso, tristeza, frustración, mal humor, enojo, coraje, engaño y toda clase de sentimientos contrariados y negativos con los cuales vivimos y transmitimos a los que día con día están cerca de nosotros. Esto, por lo general, hace que no podamos estar en paz con nosotros mismos, ni siquiera dormir tranquilamente ya tenemos demasiado ruido dentro de nuestra cabeza diciéndonos la "verdad". éste ruido si no lo llegamos a callar por medio de la aceptación de lo que "es" es capaz de aniquilar nuestra tranquilidad, a agotar y a cansarnos. Y si solo tratamos de tapar el ruido sin llegar a la total aceptación de la "verdad", entonces quizás solo lograremos bajarle el volumen a un nivel tolerable, sin embargo persistirá y tarde o temprano regresará a dominar nuestra vida; pero con más fuerza. Te sentirás como una víctima ante la vida, el Universo y/o Dios, vivirás con verdades a medias y te alejarás cada vez más de tu propia libertad de consciencia.

Sin embargo, cuando logramos ver y aceptar la verdadera "verdad", entonces tenemos la oportunidad de modificarla al cambiar nuestros sentimientos, pensamientos, actitudes, acciones y por lo tanto, nuestros resultados en cualquiera de las áreas de nuestra vida. Esto nos llevará a sentirnos más felices, más comprensivos, más tolerantes, más respetuosos; dicho de otra manera, nos sentiremos "mejor" con nosotros mismos y con nuestro entorno. Esto solo se logra cuando dejamos a un lado el ego y la soberbia y actuamos con responsabilidad y consciencia. Entonces ya no seremos víctimas, sino la persona que queremos ser.

Al ser una persona quien acepta todo lo bueno y lo malo de la vida con consciencia, madurez y responsabilidad por default emanas amor; y entre más amor (y otras cosas lindas) generas, más amor recibirás. La diferencia está en el que recibes será de mejor calidad, ya que será auténtico y natural. Ni tu ni nadie a tu alrededor fingirá sus emociones y tampoco las sentirás así. No te importará "quedar bien" con las personas y mucho menos con la sociedad ya que tu sinceridad te hará aceptarte, amarte y respetarte por la persona que eres, no por la persona que los demás quieren que seas. Quizás al principio tu y la gente no aceptarán con facilidad tu nueva perspectiva de vida y quizás tendrán que tomar caminos de vida distintos; pero con el tiempo, las relaciones con las personas que se quedaron a tu lado y las nuevas que llegarán serán significativamente mejores ya que habrá una total aceptación de los defectos y virtudes de ambas partes.

Prueba el cambio a la "verdad" de tu conciencia, sé que nunca te arrepentiras de haber iniciado este mavilloso viaje. Recuerda, eres un ser de luz viviendo una experiencia humana. Vívela como tal!









Regresar arriba
Coaching Para Adultos – Transformando La Vida De Las Personas – Derechos reservados ©2011